Buscar

Caracterización y beneficios de los objetivos deportivos.




El deporte es una actividad que implica mucho esfuerzo, sacrificio, dedicación y pasión por parte de quienes lo practican, por lo que si queremos que todo lo que invertimos en él se aproveche de la mejor manera posible, naturalmente debiéramos trabajar con objetivos y metas definidas, ya sea en torno a la progresión de los deportistas en algún área, como a la obtención de determinados resultados.


Cuando los deportistas asisten a sus prácticas por mucho tiempo sin objetivos determinados o una razón consciente de porqué hacen diariamente estos esfuerzos que les permita mantener su motivación focalizada, corren el riesgo de perder interés en el deporte, desconocer sus propios avances e incluso abandonar la práctica deportiva prematuramente.


Existen diferentes tipos de objetivos; a corto, mediano o largo plazo; individuales o colectivos; tácticos, técnicos, físicos, psicológicos, etc. Aun existiendo esta gran variedad (y más) de cualidades que pueden definir un objetivo, cada uno de estos si están bien planteados, están dentro de una categoría mayor; de realización o de resultados.


Los objetivos de realización, por un lado, son aquellos que se enfocan en la ejecución de determinadas conductas o la toma de determinadas decisiones en un contexto definido. Estos pueden ser lograr un elemento particular en los deportes artísticos, aplicar una técnica específica de nado, tomar la decisión de lanzar al arco bajo ciertos antecedentes, etc.


Los beneficios de plantearse este tipo de objetivos es que favorecen el fortalecimiento de la autoconfianza y la motivación, facilitan una evaluación del propio rendimiento sencilla, objetiva y fiable, destacan la conducta de los deportistas más que sus consecuencias y son más eficaces para controlar las diferentes situaciones deportivas.


Por otra parte, los objetivos de resultados se refieren a los resultados deportivos que se quieren alcanzar, cuestiones concretas como el triunfo en una competición particular, la clasificación a una competencia, alcanzar un tiempo específico, etc. Estos objetivos tienen como principales beneficios que son una importante fuente de gratificación cuando se cumplen, son más eficaces para aumentar el interés en el deporte y sirven para aumentar el compromiso y la constancia en la práctica.


Si bien unos objetivos apuntan a conductas y otros a resultados, se determina que la consecución de los objetivos de realización, si estos están bien planteados y alineados con los resultados que se desea alcanzar, aumentan la probabilidad de conseguir dichos resultados, es decir, la realización de ciertas conductas determinadas debe ser el foco de atención de los deportistas, concentrarse en aquello que deben hacer es el camino a seguir para alcanzar los resultados deseados.


Cabe destacar que los objetivos de resultado no dependen 100% de los deportistas, ya que el desempeño de los competidores, las condiciones del ambiente, la evaluación de los jueces, etc. son variables externas que afectan en los resultados. Teniendo esto en cuenta, ¿Es bueno plantearse objetivos de resultado?


La respuesta es SI, absolutamente, ya que tienen sus propios beneficios y son parte natural de la vida deportiva, lo importante es acompañarlos siempre de objetivos de realización progresivos que acerquen a los deportistas y los guíen a conseguir esos resultados.

Independiente de los tipos de objetivos que se propongan, es muy importante que tanto deportistas, psicólogos, entrenadores y familiares sean responsables a la hora de plantearlos, cuidando que la relación entre la inversión y la consecución de ellos sea siempre favorable. Para ello hay algunas cualidades muy importantes que deben ser respetadas. En Mentalité trabajamos con la llamada metodología SMART, esto quiere decir que ayudamos a los deportistas a plantearse objetivos con las siguientes características:


S específicos

M medibles

A alcanzables

R realistas

T a tiempo


Como deportistas es importante estar implicados en la progresión deportiva, ser responsables de sus entrenamientos y mantener en el nivel adecuado la motivación por el deporte, por esto piensa tus objetivos, escríbelos y prepárate a cumplirlos para que tu relación en el deporte siga siendo desde el disfrute y tu desempeño sea fruto de tu propio trabajo.




Pilar Morales

Psicóloga del Deporte

Mentalité

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo